Tratamiento para la lesion de menisco de rodillas

Rehabilitación de la rotura de menisco medial

El menisco es un disco de cartílago en forma de media luna que se encuentra entre los huesos de la rodilla (el fémur y la tibia). Cada rodilla tiene dos meniscos que amortiguan la articulación. Dependiendo de la gravedad del desgarro, los síntomas de una rotura de menisco pueden incluir dolor, hinchazón, rigidez, chasquido o bloqueo de la rodilla.Tratamiento de la rotura de menisco: Por qué elegir Johns Hopkins

Opciones de tratamiento de la rotura de meniscoEl tratamiento de la rotura de menisco va desde la aplicación de hielo y medicación para el dolor hasta la cirugía, dependiendo de sus síntomas y del tipo de rotura.  Opciones no quirúrgicasLos tratamientos no quirúrgicos pueden incluir:  Cirugía de desgarro de meniscoNuestros especialistas realizan la cirugía de desgarro de menisco por vía artroscópica, realizando pequeños cortes en la rodilla. Después de la cirugía, los ejercicios de rehabilitación le ayudarán a recuperar la amplitud de movimiento y a fortalecer los músculos que sostienen la articulación.  Meniscectomía parcialEl tipo de cirugía más común para una rotura de menisco es una meniscectomía parcial. Durante este procedimiento, el cirujano recortará la parte desgarrada del menisco, dejando la mayor cantidad posible de tejido de menisco intacto.Reparación del meniscoEn algunos casos, la parte desgarrada del menisco puede suturarse, dependiendo del tipo de desgarro y del estado del menisco. Este procedimiento es más frecuente en pacientes jóvenes. Dado que el tejido del menisco tiene que volver a unirse, el tiempo de recuperación de esta intervención es más largo que el de una meniscectomía parcial. Es habitual que los pacientes lleven muletas durante unas dos semanas y un corsé hasta seis semanas después de la intervención. Pueden pasar seis meses o más antes de que sea seguro volver a las actividades deportivas.

  Trabajar de pie con lesion de menisco

Prueba de desgarro del menisco

Los desgarros de menisco pueden variar mucho en tamaño y gravedad. Un menisco puede partirse por la mitad, desgarrarse en su circunferencia en forma de C o quedar colgando de un hilo a la articulación de la rodilla. Un desgarro apenas perceptible puede reaparecer años después, provocado por algo tan simple como tropezar con el bordillo de una acera.

Una rotura de menisco puede producirse cuando la rodilla se tuerce repentinamente mientras el pie está plantado en el suelo. El desgarro también puede desarrollarse lentamente a medida que el menisco pierde resistencia. En este caso, una parte puede romperse, dejando los bordes deshilachados.

En los deportes, la rotura de menisco suele producirse de forma repentina. El dolor y la hinchazón son intensos y pueden aparecer hasta 24 horas después. Caminar puede resultar difícil. Puede sentirse un dolor adicional al flexionar o girar la rodilla. Un trozo de cartílago suelto puede atascarse en la articulación, haciendo que la rodilla se bloquee temporalmente, impidiendo la extensión completa de la pierna.

Por lo general, el médico le preguntará cómo se produjo la lesión, cómo se siente la rodilla desde la lesión y si ha tenido otras lesiones de rodilla. Es posible que le pregunte sobre sus objetivos físicos y deportivos para ayudar a su médico a decidir el mejor tratamiento para usted.

Síntomas de la rotura de menisco

Un menisco sano actúa como amortiguador y proporciona una superficie suave para que la rodilla se deslice. Una rotura de menisco impide que la rodilla gire, lo que provoca dolor y bloqueo. Las lesiones de menisco son frecuentes, sobre todo entre los deportistas.

El menisco es una estructura de la articulación de la rodilla que abarca y amortigua el espacio entre el fémur (hueso del muslo) y la tibia (hueso de la espinilla). Hay dos meniscos en cada rodilla: uno en el interior (el menisco medial) y otro en el exterior (el menisco lateral).

  Trabajar de pie con lesion de menisco

Cada uno está formado por un fuerte fibrocartílago y tiene forma de media luna o de la letra “C”. Estos meniscos parecen ventosas que se moldean cuidadosamente a la forma de las superficies articulares del fémur y la tibia.

La forma y el tamaño del menisco le permiten cumplir varias funciones. Cuando usted se pone de pie, su peso es soportado uniformemente a través de las piernas y hasta las rodillas. La tensión que este peso ejerce sobre la rodilla es aún mayor al caminar, correr y saltar. El menisco funciona como amortiguador para evitar que los huesos de la articulación de la rodilla choquen entre sí y se dañen. También transmite la carga de su peso de manera uniforme a través de la articulación de la rodilla. Este reparto de la carga ayuda a prevenir las lesiones de rodilla y es extremadamente importante para la función y la salud de la rodilla.

Tiempo de recuperación de la rotura de menisco

¿Qué es una lesión de menisco en la rodilla? Los meniscos (en singular: menisco) son dos estructuras fibro-cartilaginosas en forma de C situadas en el interior de la rodilla que actúan como amortiguadores dentro de la articulación de la rodilla.Los desgarros de menisco pueden producirse durante un traumatismo o una caída y pueden ocurrir si hay una fuerza de torsión o rotación repentina en la rodilla durante la práctica de deportes como el fútbol, el baloncesto o el rugby. Los síntomas de una rotura de menisco dependen del tamaño y la ubicación de la rotura y de si se han producido otras lesiones en la rodilla. Los síntomas pueden incluir dolor, hinchazón, bloqueo, chasquido, enganche o cesión de la rodilla.

¿Cómo podemos ayudarle? El diagnóstico comienza con una historia completa del mecanismo de la lesión, así como los síntomas que presenta, seguido de un examen físico cuidadoso. El médico puede solicitar estudios de imagen para confirmar y determinar el alcance de la lesión, especialmente si se sospecha de otras lesiones además de la rotura de menisco. Pueden solicitarse radiografías si se sospecha de una lesión ósea. La resonancia magnética (RM) puede ayudar a mostrar el menisco.El tratamiento inicial de una lesión de menisco se centra en disminuir el dolor y la inflamación de la rodilla. El reposo y los analgésicos pueden ayudar a disminuir estos síntomas. Es posible que se le remita a fisioterapia para disminuir el dolor, restablecer la amplitud de movimiento normal, el equilibrio y el control de la extremidad inferior, así como para fortalecer gradualmente los músculos alrededor de la rodilla.

  Trabajar de pie con lesion de menisco
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad